El Ministerio de la  Mujer, discrimina.

El Ministerio de la  Mujer, discrimina.

 

 

Por Venecia Joaquín

 

Están abogando por eliminar el Ministerio de la Mujer. Estoy de acuerdo. En 1999, cuando planeaban establecerlo, hice público  el  artículo “La Secretaria de la Mujer, discrimina”.  Me permito recordarlo.

Desde hace mucho un grupo de feministas viene abogando porque se cree la Secretaria de Estado de la Mujer. No estoy de acuerdo. Es innecesario y deformante. La mujer y el hombre son seres humanos. La tendencia debe ser que trabajen juntos, teniendo los mismos derechos y obligaciones.

Con la globalización, las naciones  se esfuerzan por el intercambio de ideas, productos, etc. para aliviar la carga de la humanidad. Esa política traza la dirección de lo que debería estar sucediendo en los pueblos y sobretodo en el núcleo familiar.  El hombre, la mujer, los padres e hijos deben estrechar los lazos, buscar puntos de coincidencias, trabajar en un plano de igualdad y respeto. A ninguna sociedad le conviene dividirlos.

El peor error que podemos cometer las mujeres es querer una institución exclusivamente para atender nuestros asuntos. Nuestros asuntos son de los hombres, maridos, hermanos, niños, ancianos e hijos. Una Secretaria de la Mujer es un atentado a la integridad familiar. Es otra forma de discriminar. Se tendría que crear la de los hombres y estaríamos fomentando actividades paralelas. Además, es una estructura burocrática costosa.  

¿A quien beneficiaria la Secretaria de la Mujer? A las feministas que lo dirijan. Tendrían altos salarios, viajes, escenarios para teorizar. El gobierno se quitaría la presión que le ejercen. Los resultados serian, por ejemplo, aprueban el 40%  de cargos  para mujeres y en la practica llegan al 10%; las mujeres votando separadas de los hombres  y educando los varones con funciones diferentes a las hembras, etc.

Creo que no deberíamos distraer al gobierno con  planteamientos de esa naturaleza. El hombre y la mujer lo que necesitan son mecanismos para unir la familia, para que trabajen en equipo y puedan salir airosos de los retos del diario vivir.

La clave es fortalecer la educación y la familia. Combatiendo el analfabetismo, los antivalores, disciplinando, la mujer  se incorporará a todos los niveles sin tener que establecer una estructura que la aísle; sin denigrarse, aceptando como  gran logro que le asignen un porcentaje. El caso no es de forma sino el fondo. Confío en que poco a poco, la mujer con su sensibilidad y capacidad, tomara posesión de su espacio. Desde ahí, junto al hombre, trabajará por una sociedad justa, equilibrada, humana.

Una Secretaria de la Mujer es dar `pasos hacia atrás para complacer y  beneficiar  un grupo. Prefiero una Secretaria de Estado de la Familia. Un proyecto integrado hombre-mujer que abogue por preservar el matrimonio, la familia; enseñe a realizar labores conjuntas; proporcione herramientas para rescatar los hijos del vicio, impedir la delincuencia; que promueva principios éticos de respeto y consideración; que facilite y apoye proyectos de pequeñas empresas e iniciativas  de la familia ¡ Que una la familia!

Es mejor una Secretaria de la Familia que labore  en coordinación con las demás dependencias del Estado para fomentar la educación y desarrollo integral  del hogar y del pueblo. Los problemas sociales deben enfocarse y combatirse con la participación tanto del hombre como de la mujer, para que en el proceso se unan mas, aprendan, desarrollen y se  beneficie la sociedad.  

Los huracanes desnudan  injusticias.

Los huracanes desnudan  injusticias.

Por Venecia Joaquín

Los huracanes  al igual que otros fenómenos  de la   naturaleza, como  terremotos,  inundaciones, volcanes, etc.,    abofetean duro,  se hacen sentir,  para  llamar la atención  y  decirnos que lo material es pasajero y superfluo, que el tesoro mas valioso está en el alma de las personas y de los pueblos, en su tranquilidad espiritual.

Estos fenómenos que llegan desarropando la miseria y debilidades estructurales, destruyendo  lo que encuentran en  comunidades enteras, envían  mensajes que debemos  analizar. Nos recuerdan  que  somos iguales, con cuerpo y alma, que  estamos expuestos a la misma fuerza, que debemos ayudarnos los unos a los otros, que la materia se traga la materia,  que el tesoro más valioso  está en el interior de cada persona: la paz.

Suelen golpear para despertarnos y decirnos que hoy podemos tener muchos bienes materiales, carros, mansiones, joyas, muchos armamentos,  bombas y poder para invadir naciones  y mañana podemos amanecer sin nada. Tienden a descubrirle a los  gobiernos sus deficiencias ¡desnudan las injusticias!   muy especialmente  con  los mas desposeídos.

Me preocupa que  recibamos sus efectos y entonces el escenario,   sea aprovechado por demagogos para   “exhibir  bondades con limosnas” y por negociantes para aumentar sus fortunas. Estos fenómenos son una invitación a  reestructurar el sistema, prevenir  situaciones,  corregir injusticias  para que los pobres también resistan  las duras pruebas.

Por los efectos de ciclones, hay familias  que lo han perdido todo,   niños hambrientos en refugios; agricultura, negocios y viviendas  destrozados; y  el gobierno y líderes poderosos, corriendo con paliativos, cuando el mensaje es cambio de vida.

Recibido el bofetón, preocupa que continuemos actuando de la misma manera. Que habiendo tanta  miseria, corrupción y debilidades estructurales, no se detenga la desbordada ambición de algunos; no se ponga una  infraestructura fuerte que  garantice seguridad , que  proteja los mas pobres en un momento dado.  

Las consecuencias de estos eventos no son para lamentar ni justificar ni remendar,  sino para que cambiemos el sistema;   que no pasemos  la vida repitiendo patrones injustos, egoístas, sin pensar en los demás y  solo repartiendo   paliativos. Los enojos de la naturaleza  dicen que el tesoro más valioso no está en lo material que  fácilmente  destruye,  sino en  el alma. Invita a que con coraje, busquemos la  justicia social. Si lo logramos, disminuimos los efectos negativos de estos eventos poderosos.

Indiscutiblemente, la fiereza de la naturaleza trasciende lo material. Son señales dirigidas al alma, para que valoremos al prójimo. Nos une en un momento de peligro,  para que pensemos en la igualdad,  en el desarrollo armónico,  equilibrado y humano de los pueblos,  para que pensemos en  Dios.  

El niño suizo y las canciones de Juan Luis.

El niño suizo y las canciones de Juan Luis.

Por Venecia Joaquín

Debemos tener cuidado con los mensajes  que a través de  palabras, actitudes y acciones  enviamos a la sociedad. Los niños están atentos a su contenido y cual esponjitas, lo captan y asimilan. Me surge esta reflexión al enterarme de  un  niño en Suiza, quien con apenas cuatro meses,  le fascinan las canciones del cantautor dominicano, Juan Luis Guerra.

 Los padres del chiquillo nacieron  y viven en esa bella nación pero  su madre,     nunca ha abandonado las raíces dominicanas heredadas de la suya. Disfruta nuestras costumbres y tradiciones: artesanía,  ritmos, artistas. Juan Luis Guerra está dentro de sus favoritos. Sus canciones están siempre   en el escenario de su hogar, invadiendo el ambiente. Las escucha, baila, canta y hasta lo acompaña haciendo dúo. Ella entona  precioso, despertando admiración por su potente  voz,  en un coro de esa nación.

Desde que el niño estaba en la  urdimbre afectiva, en el  vientre de su mamá, oía  las canciones de Juan Luis. Reacciona al escucharlas. Ha aprendido a asociarla con  sus tareas: comer,  dejar de llorar, jugar, dormir.

Cuando su madre lo esta bañando y cambiando la ropa, suele cantarle…”frío, frío, como el agua del río”…y  el niño responde, permaneciendo quieto; cuando esta llorando,  le entona “Jesús me dijo que te dijera”   y el bebé, se calla; con la canción que dice…”bendita la luz, bendita la luz de tu mirada”…el pequeño  se tranquiliza y duerme; con “te regalo una rosa, la encontré en el camino” el niño sonríe…

Indiscutiblemente, las canciones de  Juan Luis tienen un mágico encanto para él y para todos. Sustentadas en principios éticos,  cristianos,  son como poemas cantados: tiernas, hermosas,  de suave picardía ¡ponen a soñar!   No importa el ritmo: merengue, bachata,  bolero,  enternecen el alma,  serenan el espíritu y llenan  de energía positiva.

No me sorprendería que  la madre de este niño, también  las haya  elegido para que su hijo vaya aprendiendo el idioma español. Ella cuida con esmero la educación y estabilidad emocional del niño y por nada del mundo, buscaría canciones que lo agiten ni le inyecten antivalores.

Indiscutiblemente, es  significativo que  las canciones de Juan Luis  gusten al bebé y lo hagan sentir tranquilo, seguro, feliz. ¡Que bueno que  en el área musical, la madre encontrara esa herramienta para su labor educativa! Ojala  cantautores del mundo,  lo imitaran   y seleccionaran con esmero el contenido de sus temas, pensando en los niños y jóvenes; para  que inyecten valores positivos ¡lluevan los  mensajes hermosos!  y contribuyan a hacer de la sociedad una   fuente  de   amor y paz.

“Cosas del país” un rinconcito de amor.

“Cosas del país” un rinconcito de amor.

Por Venecia Joaquín|

República Dominicana, es uno de los países más acogedores del mundo. Los turistas llegan atraídos por la belleza natural e interesados en conocer los secretos de su mágico encanto.  Están a simple vista.

El marco natural de la nación, esto es, su espléndida naturaleza, playas,    mares, campos, montañas, ríos, palmeras, flores,  es su primer atractivo. Sin embargo,  los visitantes  quedan atrapados y enamorados por siempre cuando conocen su alma. Está en  sus tradiciones, folklore, música, fiesta; en la alegría, hospitalidad y sonrisa de la gente; en su  artesanía,  comida típica; en la espontaneidad del dominicano, su calor humano. Su esencia  hace sentir el visitante en familia.

Me surge esta reflexión tras visitar una de  las tiendas “Cosas del país”. Este ingenioso negocio, que promueve lo criollo,  es propiedad del mocano Carlos Estrella. Fue una magnifica idea, propia de alguien que ama lo típico. En ellas hay  pinceladas  de  la esencia de nuestros pueblos y campos. Tiene  dulces, bebidas, artesanías, artículos propios de determinadas comunidades, que proyectan la creatividad y sencillez de nuestra  gente, al elaborarlos con técnicas rudimentarias, dejándole el sabor natural de la materia prima, producida en la comunidad.

“Cosas del país” es como un rinconcito de amor. Es un núcleo de afectos, de detallitos que hablan de nuestras tradiciones, de la  laboriosidad del dominicano, su capacidad de emprender con materiales simples. Carlos  es un típico dominicano, que ama nuestras costumbres y tradiciones. No quiere que desaparezcan.  Se siente orgulloso de promoverlas. Busca incentivar la gente  en los pueblos para que preparen dulces, postres, comidas y artículos que hablen de nuestra idiosincrasia. Le asegura el mercado para su distribución y venta.

“No importa que tan lejos este el producto, si la recomendación es que es bueno, allá vamos a buscarlo” “De cada pueblo, de cada sitio tenemos lo mejor”  dice con vehemencia. Venden, entre otras cosas,  mabi y dulces del Seibo; la galleta de manteca y con suspiritos de Moca; el choco –choco de Santiago; higos rellenos de Bani; roquetes de Santo Cerro, etc. Artesanías de todas partes: muñecas sin rostros, jarra, llaveritos,  instrumentos de nuestra música típica  como la guira , tambora, etc .La bandera y el escudo aparecen insertados por doquier…

“Lo mas emocionante  es ver donde trabaja el fabricante. Si el producto es elaborado con higiene y calidad,  no vacilamos en ofrecerlo. Lo buscamos donde sea, recorremos el país”, dice con orgullo.

“Cosas del país”  debería ser incluida dentro de  los lugares  que visiten los turistas, para que saboreen lo criollo. En estas tiendas, los dominicanos podemos satisfacer  antojos y saciar las añoranzas por algunas de esas cosas propias de la tierra que nos vio nacer. Por  esas razones, deberíamos entender su filosofía,  facilitar  sus acciones y las  de todas aquellas instituciones que  por buena lid y con detalles,  promueven el desarrollo, el turismo y las tradiciones de la nación.

Recordando a María Montez

Recordando a María Montez

Por Margarita Vicens de Morales|Fuente Externa|

Ritmo Del Ayer| Por Margarita Vicens de Morales

La navidad, para equiparnos de amor.

La navidad, para equiparnos de amor.

Por Venecia Joaquín

La navidad es la época del año más encantadora y significativa. Produce un gozo íntimo, un sustito muy especial. Surgen las añoranzas, sueños, nostalgias. Se acentúan los mejores sentimientos y acciones. El motivo es especial: festejamos la llegada de Jesús, del hijo de Dios, quien armado de amor, justicia y con la bandera de la paz, vino a salvar la humanidad. Conciente o inconcientemente lo imitamos.

La navidad invita a darnos un baño espiritual, a lavar el alma, a expulsar del YO interior la ambición, odios, rencores, la maldad. La gente se equipa de amor, se vuelve generosa, da regalos, ayuda los más necesitados, reparte sonrisas y buenos deseos. Hace lo que debería hacer todos los días.

También limpiamos el hogar y lo vestimos con las mejores galas y colorido para que proyecte alegría. Colocamos arbolitos, adornos y luces por doquier. La mesa la llenamos o soñamos llenarla con deliciosas comidas, dulces, frutas, bebidas. Ponemos música alegre ¡suenan los aguinaldos! Queremos lucir vestidos lindos… Rindiendo homenaje al amor ¡se multiplican los matrimonios!

Todos andamos con desbordada alegría, repartiendo buenos deseos…. hasta el clima se vuelve cómplice de nuestro sentir. El friito, llovizna, la brisa fresca que acaricia los rostros, serenan el espíritu, motivándonos a estar juntitos y suspirar.

Es una época en que vienen a la memoria los seres queridos: la familia, amigos, los que llenaron de ilusión nuestras vidas…. Es un desear estar cerca de ellos. Surge la melancolía por los que están físicamente lejos y los que han pasado a la eternidad.

Indiscutiblemente, la navidad es un derroche de variados y hermosos sentimientos. Es una pausa para equiparnos de amor, para compartir lo bello y bueno que la vida nos ha dado. Mueve a “amar al prójimo como a ti mismo” Invita a la reflexión profunda, sobre los aspectos esenciales de la vida.
¿Qué me impide perdonar si Jesús perdonó? ¿Cómo puedo ser feliz con tantas riquezas materiales, mientras tantos niños mueren de hambre? ¿Cómo vivir en paz con el poder político o económico que tengo, si lo he obtenido engañando los demás?

La temporada es para imitar a quien siendo hijo de Dios, impartió lecciones de humildad, de justicia social. Es para comprender que la felicidad no está en lo material sino en lo espiritual, en vivir en paz con la conciencia, en saber agradecer al Todopoderoso lo que nos ha dado, ayudando a los demás…En estas navidades y el año nuevo, pido a Dios bendiciones ¡luces! paz, para el pueblo dominicano y la humanidad.

Defensor del Pueblo ¡Dolorosos mensajes!

Defensor del Pueblo ¡Dolorosos mensajes!

Por Venecia Joaquín|

El Defensor del Pueblo es una autoridad del Estado encargada de garantizar los derechos de los habitantes, ante los abusos. Cuando anunciaron que lo establecerían, me pregunte ¿Para que? Los males que reinan en la nación, son estructurales. Para erradicarlos, necesitamos hacer una reingeniería estatal y poner una plataforma cuya misión sea una sociedad justa, equilibrada, humana. No es cuestión de una Defensora, con dos o tres empleados recibiendo denuncias y enarbolando un nombre.

No obstante, la Defensoría del Pueblo abrió sus puertas. La dirige una mujer de incuestionables valores morales, abogada, muy laboriosa, la Dra. Zoila Martínez. Esta haciendo lo que puede. Un día la encontré en un centro comercial, comprando ropas y alimentos para los presos. Habla de la montaña de denuncias que llegan a su Despacho.

Sus acciones confirman mi creencia. La gente llega buscando alivio a sus males, los que surgen del sistema sin control, de la injusta distribución de la riqueza. Problemas que solo podrán ser eliminados, con un plan integral, que ejecuten todos los dirigentes estatales. Ellos lo saben pero es más fácil tener la figura de un Defensor del Pueblo, que todo un pueblo defendiéndose.

La Defensora debió proponerse desde el principio, a ser, únicamente, como un altoparlante del pueblo; llamar, públicamente, la atención de funcionarios gubernamentales, cuando no contribuyen a elevar el nivel de vida de la mayoría; no sacarle el guante a la indiferencia de los responsables de combatir la corrupción e impunidad e insistir en el desarrollo agropecuario para evitar la emigración, del campo a la ciudad. Eso hubiese sido un gran aporte.

Hace unos días la Defensora recibió una dura lección.. Fue secuestrada y despojada de su vehículo. Tarde de la noche, la abandonaron, le dieron $200 pesos para un taxi y que fuera a poner la querella en la policía. Se burlaban.

Vivió “en carne propia” acciones de los delincuentes vulgares. Asechan y atacan, conscientes de que ni la policía ni la justicia y ¡menos la Defensora del Pueblo! los controlará. Ellos aprenden de los delincuentes de “cuello blanco” quienes desde las altas instancias, toman los recursos de los pobres y para que se consuelen, les dan caramelitos, la Defensoría del Pueblo.
El atraco a la Defensora debe ser motivo de reflexión profunda. Los delincuentes envían múltiples mensajes. La invitan a reevaluar su misión y los métodos que utilizan para defender el pueblo; expresan lo que significa para ellos esa institución y el tipo de respeto que le amerita; invitan a que dirijamos la mirada hacia los verdaderos promotores de la delincuencia: las instituciones estatales y sus debilidades.
Indiscutiblemente, es el Estado, el Poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial quienes con sus actitudes y acciones, deberían ser los defensores del pueblo.

Carmen Imbert Brugal

Carmen Imbert Brugal

Por Ylonka Nacidit| Perdomo|Cultura|

Carmen Imbert Brugal posee la más firme voluntad ética inquebrantable que conozco. Sé que desprecia a los sometidos a la desvergüenza, porque no oculta los horrores de las injusticias.

La Junta Central Electoral (JCE) puede entenderse como un “rompecabezas” en el cual sus piezas necesariamente por razón de cálculo tienen que encajar, ajustarse a la medida de los espacios concebidos por el que diseña cómo se debe articular esa estructura donde el azar pocas veces va de la manos de los que se escogen como árbitros.

El poder no es un asunto que se hace sólo de percepciones, ni que se asume como un simple juego de naipes o espejo mítico, por demás ficticio, donde se pueden idealizar personajes o rostros. Allí se pone a prueba el destino público y la credibilidad, porque aunque no se procure así: lo que era invisible se vuelve visible.

Para acceder o ser parte integrante de ese “rompecabezas” de manera independiente -sin el antecedente del arraigo de una militancia política comprometida, de un “bautizo” oportuno de las huestes fáticas disgregadas en partidos, el empresariado, las iglesias o la sociedad civil, que se hace el germen de la obediencia- se debe tener entereza de espíritu, o ser guardián del propio Yo para evitar abrumarse por el confuso proceder de los otros o las angustias de los infiernos interiores que traen los meandros del poder.

Carmen Imbert Brugal ha sido escogida por el Senado de la República para ser Miembro Titular de la Junta Central Electoral (JCE) por el período 2016-2020.

Imbert Brugal pertenece a una estirpe de la Humanidad que en todas las naciones encarnan la más noble de las ocupaciones que se puede ejercer desde el Estado: el oficio de sabio, el sacerdocio que los pueblos necesitan como fuente para que la virtud guíe su existencia y se destierren todos los laberintos por los cuales va la “vocinglería de las pasiones”.

Carmen Imbert Brugal.

Carmen Imbert Brutal

Carmen Imbert Brugal
Escritora dominicana, Periodista,
Foto:Carmen Suárez/acento.com.do
Fecha:19/04/2012

En las antiguas sociedades contar en el foro público con un sabio era un lujo, un privilegio, sin importar si provenía de una familia noble de patricios o de opulencia hereditaria, o de las entrañas mismas del pueblo. Sus conocimientos, sus facultades deliberativas, su manera de instruir con elocuencia, de hacer que la verdad se asuma desde un péndulo al cual se pudiera concurrir para conocer a plenitud cómo se destierran los egoísmos, la ignorancia y el abatimiento que trae la miseria espiritual cuando los intereses materiales hacen que las civilizaciones sucumban enfermas por las ambiciones de los que oprimen, son necesarios.

En Imbert Brugal se cumple a cabalidad aquella célebre proclama de la época de la Ilustración de que, los sabios son “Fuertes con la fuerza de la razón, publican verdades inspiradas por ella misma”, a lo cual añadiría que, su voz se hace cada día más fuerte “con la fuerza de la razón”.

Su voz por décadas, no hay sido una voz pasajera, sino una voz constante, persistente. La voz de Carmen es auténtica, y sus opiniones provocan profundas reflexiones. Ha realizado miles de entrevistas escritas, radiales y televisivas. Es una de las primerísimas figuras de la narrativa contemporánea escrita por mujeres en el país. Su ángel, su carisma, y su espontaneidad en el trato, llaman la atención. Esencialmente es una intelectual, una intelectual   influyente en nuestra sociedad, que atrae respecto y simpatías.

Y, como jurista medita constantemente. Le obsesiona la veracidad, el debate, el intercambio productivo de ideas, puesto que sabe sortear los obstáculos, trazar los senderos donde se proyecta con sensibilidad y grandeza por sí misma. Ella tiene suficiente conciencia histórica para escribir su propia autobiografía donde lo primordial será siempre su dignidad, su prudencia, su integridad y su honestidad que predominan como sus principales valores. Es una de las mujeres que más admiro, en términos de prestigio, tanto por su talento, su disciplina y su entrega sin tregua a su labor de comunicadora.

Carmen ha salvado a esta sociedad del suicidio emocional; porque no sabemos aun por cuánto tiempo más estaremos de frente (involuntariamente) ante el deprimente y letal espectáculo de escarabajos metamorfoseados de “honestos” que salen desde las profundidades de la tierra, desde un feudo vitalicio de avaricia a este mundo de ataúd y de mortajas a satisfacer sus ambiciones y vanidades con una estela de odios, racismo, discriminación y xenofobias.

Carmen ha enfrentado el mundo actual, hostil, de destino incierto que se precipita a la barbarie, al más hondo abismo, a lo inútil, a lo poco fértil y a la simulación, donde los simuladores que se apropian de la “palabra” lastiman a los más sensibles, haciéndose cómplices de coyunturas banales, saliendo a la superficie como azogue, contornándose (ellos) con rabia para envilecer a la opinión pública.

A esos simuladores subyugados a la esclavitud de la arcilla, es a quienes ha combatido, y son a los que esta “sociedad” les ha tolerado todo tipo de transacciones y las más deshonestas negociaciones, porque trafican con el miedo, y han envejecido escupiendo pestilencias e infamias, atesorando prebendas en una aritmética operación donde se suman bastardías, perversas acumulaciones de privilegios que se tejen en la telaraña de la política donde se dan cita como sonámbulos hiperbolizantes, trapecistas morbosos, y neuróticos detrás de las sombras.

Carmen Imbert Brugal posee la más firme voluntad ética inquebrantable que conozco. Sé que  desprecia a los sometidos a la desvergüenza, porque no oculta los horrores de las injusticias. Carmen es paciente, certera; sabe esperar su encuentro exacto con el destino, con lo que le corresponde hacer sin importar el escenario desde el cual actué, porque tiene el arma más poderosa para combatir: la dignidad.

Carmen es imbatible. Tiene en suerte la capacidad intelectual para examinar y conocer con exactitud las cuestiones sociales sobre las cuales opinar, y la preeminencia que da el conocimiento. Cree en el bienestar general, no obstante que el progreso es una perfectibilidad indefinida al igual que la felicidad, puesto que las sociedades siempre vivirán agitaciones espontáneas, divisiones, realidades que transforman a las ideas que, por lo general, nunca se curan.

Aproximémonos a los cientos de artículos que ha publicado en revistas y en medios de comunicación local, que atestiguan los significados plurivalentes de su pensamiento, la manera en que aniquila con los diversos matices de su lenguaje inquisidor a los opuestos, como también es cierto que, sabe cómo colocar a los que nombra y no nombra al desnudo, con angustia, con inquietantes preguntas, cuando se aproxima la amenaza vedada con el rostro de gruñones fracasados. Cada uno de sus artículos es una cátedra de enfoques y reflexiones originales, y contextualiza como pocas creadoras una escritura genérica.

Carmen Imbert Brugal existe en el entorno de muchas personas siempre en primera persona (y soy una de ellas) y seguirá siendo así: en primera persona, porque ella no pasa desapercibida ante las generaciones presentes, la sociedad ni la Historia misma. Es una figura pública relevante, única e irrepetible que abre hoy una nueva puerta, que va al encuentro de otras realidades, cruzando a través de los hilos del tiempo un nuevo desafío, del que saldrá triunfante.

La República Dominicana debe reconocer en Carmen a una de las más importantes mujeres con las cuales contamos, que está precedida de extraordinarios dotes para el trabajo, para trazarse metas y presentar logros.

Carmen Imbert Brugal merece desempeñar un rol estelar desde el Estado. Ha sido una notabilísima y ejemplar ciudadana, una activa y militante civilista. Ha estado vinculada a los movimientos democráticos. Ha llevado consigo una ideología/praxis que pocos conciudadanos pueden exhibir. Ha producido un discurso reflexivo y memorable del cual se puede hablar generacionalmente. El legado de su trayectoria está a la vista y presente: se puede conocer, se puede leer, se puede auditar, se puede estudiar, y nadie puede invalidar su vocación de servicio y su entrega a las causas civilistas.

Nadie reúne condiciones para oprimirla, asfixiar su conciencia o causarle disturbios a su alma. Es fuerte como la roca más dura que se encuentra en el Universo. Nadie la hace transgredir en sus principios ni le quita su rutina de ser combativa en la defensa de sus ideas. Ha luchado por los derechos de quinta generación, por los derechos humanos de las mujeres, y su accionar público ha sido siempre por la vía legal y legítima.

Carmen Imbert Brugal tiene una mirada incisiva, una capacidad de subvertir el discurso del contrario. Domina cualquier escenario, aun el que le pudiera ser adverso. No descansa, no conoce del descanso. Ha producido un pensamiento propio, que no es frecuente aceptar en una sociedad misógina y patriarcal como ésta, donde los vencidos por ella, hoy se comportan como perros sin un hueso que morder.

Su autobiografía personal es un ejemplo innegable de su compromiso con la ética y la equidad. No es una mujer que se doblega ante las tormentas, ni que huye, ni que se esconde. Ella ha colocado ahora sus anclas en el presente, y su voz será exacta a la que tiene por décadas: fiel a la verdad, fiel a un corpus que destierra la violencia como arma para imponer criterios.

Los ojos de la nación hoy están puestos sobre ella, sobre Carmen Imbert Brugal, una de las más valiosas contribuyentes en las últimas tres décadas al ejercicio del periodismo independiente, que no se subordina, que sabe tirar y dar en el blanco, y conoce la visión compleja que el poder tiene del mundo de las mujeres. Naufragios y desarraigos no son nociones que encontremos en su vida.

En Carmen Imbert Brugal no se va a recrear nunca el mito de Penélope, de la mítica arquetípica “mujer ángel, paciente, callada y obediente”.

Carmen, desde hace muchos años, dio inicio a su propia historia. Es la dueña de su destino, de su vida construida por ella a solas, y a imagen y semejanza de sí misma, y de lo que ha proyectado ser y es: una mujer extraordinaria cuyo legado será un referente irrepetible en la historia del siglo, sin urgencias, con vitalidad.

Bienvenido al país, José Mujica.

Bienvenido al país, José Mujica.

Por Venecia Joaquín|

Con gran alegría recibí la noticia de que  José (Pepe) Mujica, ex Presidente de la República de Uruguay vendrá al país y será investido como Doctor Honoris Causa de la UASD.  La distinción por “sus aportes  a la democracia, al estado de derecho y por su integridad en el ejercicio de la función pública” es bien merecida. Debemos destacar los líderes como él,   que con sus actitudes y acciones, dan aportes positivos a la humanidad.

http://acento.com.do/2016/politica/8385207-pepe-mujica-expresidente-del-uruguay-visitara-republica-dominicana/

Pepe Mujica ex presidente de Uruguay y Minú Tavares

¿Quién es  José Mujica?  Es el ex presidente  mas pobre del mundo. Nació en 1935,  en un barrio de Montevideo, en el seno de una familia humilde.  Con un pasado como guerrillero y una carrera política tormentosa, pasó alrededor de 15 años en prisión. Participaba en operativos y enfrentamientos armados,  buscando defender la justicia social.

Fue uno de los dirigentes  Tupamaro, guerrilla urbana de izquierda radical, que la dictadura cívica-militar tomó como rehén, con amenaza de ser ejecutado si su organización retomaba acciones armadas.

Con el correr del tiempo, llegaron aires democráticos. Hubo un decreto de amnistía por delito político. Salió de la cárcel. Creó, junto a otros, el Movimiento de Participación Popular (MPP). Con su lenguaje llano, coloquial, conquistó el pueblo. Llegó a ser Diputado, Senador  y Ministro de Agricultura.  En el 2009 fue candidato a la presidencia y ganó las elecciones. Su mandato fue de marzo 2010 al 2015.

¿Qué hizo como gobernante?  Entre otras cosas, se esforzó en educar, sembrando valores morales y cívicos, en  que predominara la   justicia social y disminuyó el nivel de pobreza,  pero su mejor legado fue al mundo. Sus mensajes y lecciones de humildad, compromiso, liberación, han calado por doquier.

Ha dicho  que  “no es creyente”  Parecería una estrategia para que todos sin importar credos, se unan a laborar por un mundo mejor, pues pocos    promueven los principios cristianos  como Mujica. Están presentes en su vida ejemplar, luchando por el prójimo y la igualdad.

Se afana para que   entendamos que la riqueza material no es lo esencial sino la paz espiritual, vivir tranquilos, compartir. Sabe perdonar.  “Venimos al planeta a ser felices” “La vida es corta y se nos va”  “No podemos vivir esclavizados por la cuenta pendiente de la vida”

¿Cómo ha sido su vida después de la presidencia? “Soy  campesino en mi manera de pensar, de ver la vida” “Los políticos tenemos que vivir como vive la mayoría” “A los que le gusta mucho la plata, hay que correrlos de la política” “Vivo como vivía antes de ser legislador y Presidente”

Efectivamente, vive en el campo  con su esposa,  cuidando con esmero los cultivos, plantas,   aves,  animales; en un tractor  labrando la tierra y usando su carro Volkswagen  1987, para desplazarse.

Gracias a la Rectoría de la  UASD por traer a Mujica, inyección de honestidad, humildad y paz, que tanto necesita nuestra sociedad.

Perfil de la JCE.

 

 

Por Venecia Joaquín

La Junta Central Electoral, JCE, es el organismo responsable de elegir al Presidente de la República, congresistas, a todos los que de una u otra forma toman decisiones trascendentales en la nación. La misión de sus miembros termina cada cuatro años. Actualmente se procede a elegir los que trabajarán del 2016 al 2020.

El Senado designó una Comisión Especial para evaluar los aspirantes a ser miembros y suplentes de la JCE ¡llueven las solicitudes!. Han recibido alrededor de 200. Comenzaron a entrevistarlos.

¿Qué buscan en estas entrevistas? No lo sabemos. Tampoco ellos pueden saberlo. No se ha definido el perfil, las condiciones que deben reunir ni el procedimiento. ¿En base a qué, están evaluando?

Si realmente queremos una JCE desde donde se haga respetar la libre determinación de los pueblos, que permita a la población vivir tranquila y confiada, debemos ser cautelosos al elegir sus miembros.

Necesitamos que sean íntegros, objetivos en sus decisiones, que cuiden la democracia, la justicia social, para que todos tengan igualdad de oportunidades. Deben pensar en el bien común, en institucionalizar la nación y elevar el nivel educativo, cultural y social de la población ¡Urge evitar la dictadura!

En otras palabras, que sean de personalidad fuerte, insobornables, que trabajen con criterios normativos, no personales, para dar a cada quien lo que le corresponde; capaces de detener ¡con coraje! a políticos y poderosos, nacionales y extranjeros, que pretendan cambiar el rumbo de la ley para beneficio grupales.

Muchos consideran que no deben estar afiliados a partidos políticos. Temen a los politiqueros que se fanatizan y hacen del partido un negocio, inclinando la balanza. Otros piensan que no necesariamente, deben ser abogados, conocedores de leyes.

A mi juicio, lo clave es su personalidad. Necesitamos que tengan temple, fuerte personalidad, capaces de defender con valentía el bien común, la democracia, los valores patrios, ¡la soberanía! dándole a cada quien lo que le corresponda. Que aseguren decisiones justas, confiables.

Por tanto, de los aspirantes a ser miembro de la JCE no sólo deben conocer el curriculum ni detenerse en la profesión ni partido político y hacer una entrevista rápida, de apenas quince minutos, deben analizar su trayectoria publica, para apreciar si es “encañadito” si su personalidad esta llena de la firmeza y el coraje necesario para cuidar las libertades, derechos ¡soberanía!

Con esas condiciones, hay muchas personas. Vienen a mi memoria, Mirian German, Aura Celeste Fernández, Castaño Guzmán, Pedro Porrello, Ramón Alburquerque, Esther Angela Casasnova, Andrés Navarro, Cesar Pina Toribio….

¡Oh Dios, ilumina los encargados de elegir los miembros de la JCE!