A pleno pulmón-Mujeres inteligentes

A pleno pulmón-Mujeres inteligentes

Por

henriquezcaolo[@]hotmail.com

Las mujeres son mucho más sensatas que los hombres. Solo hay que ver cómo reparte su salario una “empleada de oficina”. Las mujeres paren, crían niños, trabajan, cocinan, coquetean; el tiempo les alcanza para todo; lo mismo que el sueldo de cada mes. Deben pagar lo que es imprescindible para mantener una casa y, además, arreglarse el pelo, pintarse las uñas, hacerse algunos “tips”. La mujer, como puede comprobarse, es “multi-way”. Es capaz de atender varios asuntos a la vez sin perder el hilo de ninguno. También son más eficientes y responsables ante los problemas familiares, especialmente a la hora de cuidar enfermos.

 

Este tipo de asuntos no puede ocultarse tras el espeso cortinaje de nuestra educación machista. Las mujeres son más sensatas y responsables que los hombres, en República Dominicana y en todo el mundo. Es claro que más graciosas y bonitas también son, con cualquier ropa y aún sin ella. Hablo aquí de la mujer común y corriente,de esa que es ama de casa, eje de la familia, paño de lágrimas, etc. Pero hay otra clase de mujeres, dedicadas a labores antiguamente reservadas para hombres. Estas son “mujeres especiales”, en un sentido muy distinto del que se da a la expresión cuando se aplica a los niños “down”.
Por ejemplo, las mujeres escritoras. Tengo en mi mente a dos de ellas: Renata Adler, escritora norteamericana, nacida en Milán en 1938; y Dacia Maraini, nacida en 1936 en Florencia, son dos “viejas especiales”, admirables por su inteligencia y atrevimiento. A las dos les han dedicado reportajes periodísticos, en Barcelona y Bilbao, con motivo de la publicación de sus libros en España. Llegar con lucidez a los ochenta años o muy cerca de ellos, es un privilegio.
Dacia Maraini, amante fija de Alberto Moravia, sobrevivió a un campo de concentración en Japón, en los años 1943-1944. Era entonces una niña. Ahora nos dice: “¿hasta qué punto se puede admitir la tolerancia de la intolerancia?”. Opina que la identidad de los pueblos no puede detenerse o suprimirse. Pero debe “adecuarse” a los cambios históricos. Esta maravillosa mujer concluye: “el problema es cómo cambiar nuestra identidad sin perderla”. Con ochenta años, conserva gracia, sensatez e inteligencia.

Mujer persona femenina hembra

Mujer persona femenina hembra

Espacio Azul|Literatura-Ensayo|Por Federico Henriquez y Grateraux

Hace algunos meses me referí en mi programa de televisión a la condición sexuado de la vida humana. Esto es, los seres humanos están instalados en un cuerpo y ese cuerpo es de varón o es de mujer. La condición sexuada de la vida humana tiñe todas las actividades que realizan el hombre y la mujer. No se trata de nada sexual, de nada genital; lo que digo no se refiere a la actividad sexual de la pareja humana.   Julián Marías, el filósofo español , ha escrito un titulado “Antropología metafísica”. Ese libro , traducido ya al inglés, contiene algunos apartados en los cuales se expresa que la razón puede ser femenina o masculina. La razón misma tiene un carácter sexuado. Cuando el hombre y la mujer se asoman a una ventana ven en rigor dos paisajes diferentes, aunque miren hacia el mismo lugar. La mujer organiza jerárquicamente las flores, las plantas, los animales, los sembrados, en una forma radicalmente distinta de cómo los organiza el varón. No se trata de que la inteligencia del varón sea superior a la de la mujer. La mujer puede ser inteligentísima , pero aplica su inteligencia a zonas distintas de la realidad que aquellas donde la aplica el hombre .

Jamás ha habido una mujer que gran matemática , como Vieta, Fermat, o Newton. La belleza de los teoremas emociona de modo distinto al hombre y a la mujer.   El hecho de que dos y dos sean cuatro, tanto para hombres como para las mujeres, no debe desorientarnos con respecto a la condición sexuadas de la inteligencia.

Lo macho y lo hembra son asuntos biológicos. Lo masculino y lo femenino son cuestiones históricas. La idea que el hombre tiene de la feminidad es una construcción histórica . y lo mismo pasa con la idea que la mujer tiene de la masculinidad. La masculino y lo femenino son realidades bipolares que se definen recíprocamente.   Cuando se oscurece esa relación opuesta empieza a andar mal la sexualidad y la psique.

Continue reading