Cecilia García, la vehemente voluntad de una primerísima actriz

Cecilia García, la vehemente voluntad de una primerísima actriz

 

Por  Ylonka Nacidit Perdomo.

Este es el tercer estreno mundial de “Olivia y Eugenio”, que en España protagonizó con rotundo éxito la veterana actriz Concha Velasco, en el Teatro de Bellas Artes de Madrid, dirigida en aquella ocasión por José Carlos Plaza.

Cecilia García, la primerísima actriz que esculpe personajes con conmovedora sinceridad y naturalidad, que revivifica al drama en cada gesto, en cada inflexión de voz; la actriz de présence en scene, a cuyo encuentro vamos el próximo 1º de octubre en el Teatro Nacional, se entregará a su público otra vez, en una producción de “Primera Memoria Producciones & Films”, en la obra “Olivia y Eugenio” del dramaturgo  peruano Herbert Morote, dirigida por Carlos Espinal.

La propuesta escénica que trae Cecilia García, en la plenitud y apogeo de su carrera, y en la madurez de sus condiciones para la actuación, marcará su consagración definitiva como nuestra inmensa y gran Diva de las tablas.

Continue reading

La mujer en el teatro dominicano (parte II )

La mujer en el teatro dominicano (parte II )

Por Delta Soto||

Allí aprendimos el método del maestro ruso,  Constantin Serguievich Stanislasvki,  el mejor investigador de la naturaleza humana para adecuarla al teatro, (hasta prueba en contrario), y quien fue seguido  después por los mejores directores, no solo de la Unión Soviética, sino por muchos de todo el mundo, incluyendo de los Estados Unidos de Norteamérica. Para poner un ejemplo Elías Kazan y su Actor Studio.

Cuando regresamos, quisimos revolucionar la escena nacional, que se encontraba sin una escuela o método determinado, solo siguiendo el formalismo español, y empezamos a montar espectáculos en base a obras de dominicanos y latinoamericanos, siendo la primera, “LOS OJOS GRISES DEL AHORCADO”, de Rafael Añez Bergés.  Al principio tuvimos problemas de comunicación con los compañeros de este montaje.  La mayoría solo había leído del maestro “Un Actor se Prepara”, es decir que se hizo una necesidad formar una academia teatral para dar a conocer el método y poseer una terminología y metas comunes en cada nueva puesta en escena…

A partir de ese momento dediqué mi vida al teatro casi por completo, si no hubiese sido por la necesidad de una remuneración económica mayor que nos permitiese criar y educar a la prole de cuatro hijos que tuvimos.  Trabajaba de día en publicidad o producción de comerciales y documentales para radio, cine y televisión y de noche en los ensayos y montajes  de obras.

Continue reading

La mujer en el teatro (parte III )

La mujer en el teatro (parte III )

Por Delta Soto|

Cuando trabajamos en otro sitio que no es el teatro tenemos que rendir más que todas, porque cuando nos subimos al escenario, todo el mundo de nuestro ámbito laboral piensa que le robamos tiempo al horario de trabajo para estudiar y conformar  nuestro rol de la obra puesta en escena.  Si tenemos éxito, nos respetan un poco más, pero si no obtenemos buenas críticas y respaldo económico, por ejemplo, comprar un carro nuevo,  se ensañan con nosotras, y esto sucede,  ya sea en una oficina privada o pública, y aun en cualquier Universidad donde ejerzamos.

En nuestro rol de madres, cuando los hijos se enferman, nos toca estar al lado de sus camas,  ya sea en la casa o en la clínica  u hospital, y si es el compañero (esposo, marido, amante), lo que sea, que le toca enfermarse, entonces la cosa se complica, porque, (aquí entre nosotras),  no hay nada más “ñoño” que un “macho enfermo”.

Como consejeras, tenemos cada una un máster.  ¿Quién no ha tenido que intervenir entre peleas de padres e hijos, hermanos / hermanas, y muchas veces entre los padres de una o del compañero.   Hay que hilar fino.  No hay psicólogo (a) que nos gane.  Y en cuanto crece la prole,  vienen sus relaciones amorosas y entonces nos toca dar otros consejos,  terminar de chaperonas y en ciertos momentos hasta de casamenteras… Generalmente, al final de nuestras fructíferas vidas, volvemos a ser “madres” de nuevo al convertirnos en las siempre diligentes y tiernas abuelas…

Continue reading

La mujer en el teatro (Ira. parte, experiencia propia )

La mujer en el teatro (Ira. parte, experiencia propia )

Por Delta Soto|

Podemos remontarnos al teatro griego con sus dramas y sus tragedias, los papeles femeninos los hacían hombres. Pensemos en Japón con  el Teatro No, donde todavía hoy, sigue siendo profesión de hombres. Y su teatro Kabuki, en principio negado para nosotras, aunque me parece que en  éste se nos ha aceptado al paso de los años y con la imposición de la  modernidad.  En Italia con la Comedia del Arte y en Francia igual teníamos bastantes problemas para encarnar los papeles femeninos

En fin, nuestro progreso en la profesión de Actriz, ha sido muy positivo, tanto en lo cualitativo como cuantitativo, que de ser apedreadas, vejadas, maltratadas, y calificadas con los peores términos, ahora somos respetadas y reconocidas por nuestro trabajo. y reconocidas, hemos llegado al cine nacional e internacional por la puerta grande.

La época medieval con sus misterios, y la Inquisición con sus sanciones de quemas en la hoguera, por brujas, ha pasado a la historia.  También es cierto, que la época de los Mecenazgos de señores feudales con títulos de nobleza como duques, príncipes, barones, reyes, etc., han desaparecido, porque aunque nos albergaban en las caballerizas, a nosotros, los teatreros (léase, “cuatreros”), nos buscaban con afán, y se enorgullecían de presentar en sus grandes fiestas u orgías las actuaciones de compañías de actores ambulantes, o hasta creaban y apadrinaban sus propias compañías… Claro que distaba mucho de ser la situación ideal.

Continue reading

Germana y Lidia 11 años

Germana y Lidia 11 años

Fuente Externa|

El teatro dominicano que tuvo sus  manifestaciones desde los taínos, el siglo XIX, aunque tuvo su manifestación para la época,  también se enfrentó a  contratiempo con la llegada de la  era trujillista.

Surge una iniciativa con la creación del Teatro Escuela de Arte Nacional llamado Bellas Artes. El teatro dominicano ha tenido su momento difíciles, pero hoy contamos con dramaturgos (as), actores y actriz que con su obras llenan  las salas teatrales  de nuestro país como son el Palacio de Bellas Artes, El teatro Nacional, Casa de Teatro entre otras.

La mujer dominicana ha estado presente en cada una de las épocas donde el teatro surgió por primera vez y ha continuado produciendo y presentado obras vanguardistas mostrando su capacidad y profesionalidad llevando a escena los acontecimientos actuales que   afectan al pueblo dominicano como a las mujeres en particular.    Mas información: